Peñíscola Templaria y el Papa Luna

 PEÑÍSCOLA: SU ETAPA TEMPLARIA Y DEL PAPA LUNA

 Por Ángel Almazán de Gracia

El castillo pasó a ser el de Valencia en "El Cid" de Charlton Heston, pero fuera de esta anécdota, su actual configuración fue iniciada por los templarios, sus señores entre 1294 y 1307

Los asesores de Jaime I y el propio rey, que contaba entonces con 17 años, cansados de los ataques musulmanes que, partiendo desde Alcañiz, incursionaban sus estados, optaron por atacar Peñíscola como paso previo antes de conquistar el reino de Valencia, y a tal efecto publicose un edicto en Hora el 20 de abril de 1225. El castillo fue asediado entre agosto y septiembre infructuosamente.


Años después, una vez conquistada Burriana el 24 de julio de 1233, se inició un proceso de negociación con los habitantes del castillo de Peñíscola para que, a cambio de una serie de concesiones, fuesen vasallos musulmanes de Jaime I y éste les otorgó una carta foral respetando las leyes y costumbres musulmanas el 22 de septiembre de ese año (aunque hay historiadores que estiman que fue en 1234 y hasta 1235). Peñíscola, cabe recordar aquí, fue conquistad por Tarik en el año 718 y desde entonces era islámica. Posteriormente, en 1248, Jaime I decretó la expulsión de sus habitantes musulmanes, confiscó sus posesiones y las repartió entre los cristianos del lugar y repobladores.

Según Juan B. Simón Castillo, "en 1294 el maestre [provincial] de la Orden del Temple en Cataluña y Aragón, Berenguer Cardona, convino con Jaime II de Aragón, el cambio o permuta de la ciudad de Tortosa y pueblos de su término (en poder templario) por el castillo y villa de Peñíscola con sus poblados de Benicarló y Vinarós, el castillo y villa de Ares, con todos sus lugares, la tenencia de las Cuevas de Vinromè..,etc.".

Y templario fue Peñíscola hasta 1307, año en el que, como se sabe, la diosa fortuna dió la espalda al Temple al ser encarcelados en Francia por mandato de Felipe el Hermoso y con la connivencia papal, lo que conllevó su persecución y pérdida de bienes y prestigio en toda la Cristiandad hasta que la orden fue abolida por el nefasto papa Clemente V en el concilio de Vienne (1312).


El castillo actual, que tuvo diversas fases constructivas, fue iniciado por el Temple a partir de los restos del anterior baluarte islámico.

Las obras fueron dirigidas por frey Berenguer de Cardona, así como por el comendador templario de Peñíscola, Arnaldo de Banyuls, cuyos emblemas (cardos de Cardona y fajas del comendador) están en bajorrelieves.

Es curioso que, según referencias franmasónicas, los templarios escoceses, tras la restauración de la corona escocesa por Bruce, pasasen a formar la Orden de San Andrés del Cardo (el cardo es pinchoso.., espinoso… y la espina está presente en muchos enclaves supuestamente templarios, especialmente en Francia…, pero la espina tiene, a su vez, un simbolismo coincidente con elementos pinchosos o en punta, como bien ha desvelado René Guénon…).


Los templarios, tras su prendimiento en Francia, fueron perseguidos en mayor o menor grado en España. Peñíscola fue una de las fortalezas en las que se negaron a ser prendidos aunque finalmente se rndieron, siendo llevado prisionero su comendador ante Jaime II en diciembre de 1307.

Unos apuntes al respecto: el 5 de diciembre fueron presos los freires del convento de Burriana, el 7 los del castillo de Alcalá de Xivert y el 12 los de Peñíscola, al que seguirían poco más tarde los del castillo de Ares y la tenencia de Las Cuevas.


Castillo y villa fue entregada por el rey a los Hospitalarios de San Juan hacia 1311. Y tras crearse la Orden de Montesa, en la que se refugiaron muchos ex-templarios, en 1317, Peñíscola pasó a ser de su dependencia en 1319. Montesa lo donó al papa Benedicto XIII (1415-1423) -Pedro Martínez de Luna, "el papa Luna"- y de su sucesor, Clemente VIII. En 1426 el rey Alfonso V lo recuperó para la corona, pero el papa Clemente VIII estuvo allí hasta 1329, año en que se dió por concluido el Cisma de Occidente, y en 1441 volvió a manos de la Orden de Montesa, incorporándose al patrimonio real con Fernando el católico en 1448.


En cuanto a las hipótesis insinuadas por Juan G. Atienza sobre el Papa Luna y una conspiración sinárquico-templaria recogida por presuntos maestres post-templarios como Beltran Du Guesclin, que cita en "La Historia no contada", ni entramos ni salimos… Curiosa es, ciertamente, la cita que recoge de una presumible descendencia papal del Papa Luna que no acabó con Clemente VII sino que prosiguió subrepticiamente a través de un Benedicto XIV y que se asentó en la comarca francesa de Rouerge, "y que ha seguido hasta nuestros días, a través de una curia oculta o de una dinastía ininterrumplida de pontífices que tiene su sede, secreta y desconocida por la Iglesia oficial, en algún lugar de Normandía o de Flandes".

Notas: la ermita o iglesia anexa al castillo de la Virgen de Nuestra Señora de la Emitana será objeto de un artículo, próximamente, en soriaymas por haber advertido algunos elementos arquitectónicos de contenido esotérico.

Con imágenes de la exposición "Templarios. Caballeros del Temple" que se inauguró el 4 de julio pasado y que estará hasta 2011 en el subterráneo "salón del cónclave" (antiguas mazmorras) del castillo de Peñíscola hemos complementado buena parte de este artículo, cuyas fotos han sido tomadas por Ángel Almazán.

Fuente: http://www.soriaymas.com/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EL TEMPLE VIVE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s