LILITH, la reina de los vampiros?


Representación de Lilith tentando a Eva en la capilla
Sixtina del Vaticano.


Lilith la primera compañera de Adan

Según consta en la literatura hebrea, Lilith fue
la primera esposa de Adán. En sumerio, la palabra
"Lil" significa "Aire." El término
más viejo relativo a Lilith sería la palabra
sumeria "Lili" (plural "Lilitu"),
que parece inferir la misma definición que nuestra
palabra "espíritu". En muchas culturas
antiguas, la misma palabra para "aire" o "aliento"
era usada para "espirítu."

Lilith estaba hecha con arcilla, igual que él.
Era hermosa y libre. Adán y Lilith nunca encontraron
la paz juntos, pues cuando él quería acostarse
con ella, Lilith se negaba, considerando que la postura
recostada que él exigía era ofensiva para
ella. ¿Por qué he de recostarme debajo de
tí? – preguntaba – Yo también fui hecha
de polvo y, por consiguiente, soy tu igual". .

La salida
del Paraiso

Lilith no obedeció la orden de
sumisión que le impusieron; pensaba que era igual
a su marido, que tenía los mismo derechos que él
porque habían sido creados con el mismo barro,
no se sentía inferior, ni débil, ni dependiente.
Era una mujer íntegra y como tal quería
gozar, al igual que Adán, de la vida y de todo
lo que ésta implicaba, incluidos la sexualidad
y el erotismo.

Cansada de que Dios no atendiera sus reivindicaciones,
decidió abandonar el Paraíso, antes que
someterse y renunciar a sí misma. Invocó
el Nombre de Dios, innombrable en toda la tradición
judía, por considerar que el Nombre verdadero de
cualquier ser contiene las características de lo
nombrado, y por lo tanto es posible conocer su esencia
y adquirir poder sobre ello. Pronunciar el nombre de Dios
se convierte, pues, en una osadía suprema, un acto
de soberbia mucho mayor que el de hacer directamente oídos
sordos ante sus mandatos; algo, en fin, demasiado grave.
Abandonó volando el Paraiso con unas alas que el
mismo Dios la dió (de ahí su semejanza con
los súcubos).

Luego tomó residencia en una cueva en las costas
del Mar Rojo, donde hasta éstos dias se encuentra
segun la leyenda. Ella acepta a los demonios del mundo
como amantes, y desova muchos miles de niños demonio,
fue llamada Madre de los Demonios, —esposa de Asmodeus,
el Rey de los Demonios.

Adán, mientras tanto, halló que él
lamentaba la partida de Lilith. Fué con Yahweh
y expuso su caso pidiendo el retorno de Lilith. Yahweh
concordó que una criatura del Edén no
debería partir tan fácil del reino, y
dispuso tres ángeles para recobrarla.

Éstos tres, Senoy, Sansenoy, y Semangelof, pronto
encontraron a Lilith en su cueva y le exigieron su retorno
con Adán por órdenes de Yahweh. Si se
reusaba, le infomaron, matarían a un ciento de
sus hijos demonios cada día hasta que decidiera
regresar.




El arte también ha recordado a la primera compañera
de Adán. Cuadro de Hon. John Collier.


Lilith exclamó que incluso esta suerte era mejor
que regresar al Edén y a la sumisión a
Adán. Tan pronto como los Ángeles cumplieron
su amenaza, Lilith también hizo una terrible
proclamación. En respuesta por el dolor inflingido,
matería a los hijos de Adán. Juró
atacar a los niños, e incluso a sus madres, durante
el nacimiento. Juró también que los recién
nacidos estaban en peligro de ser objeto de su ira,
las niñas por veinte dias y los niños
por ocho. No solo esto, sino que también atacaría
a los hombres en su sueño, robándoles
su sémen para dar nacimiento a más niños
demonio, que reemplazarían a esos asesinados
cada día.

Ante la negativa de Lilith de regresar con Adán,
Dios decidió dar una nueva compañera a
su creación pues proclamo que "No es bueno
que el hombre esté solo", creó a
Eva a partir de una de sus costillas, y por lo tanto
sumisa al hombre (observese el machismo de la época).

Lilith como
Reina de los Vampiros

A partir de esta narración, a Lilith se le ha
considerado la reina de los súcubos (demonios
femeninos), por alinearse en el bando enemigo de Dios
al marcharse del Paraíso. Y de ahí se
ha pasado a suponerla una perversa ninfómana,
que seduce a los hombres con maestría para estrangularlos
después.

Algunas tradiciones cuentan, que entre el cabello de
Lilith se encuentran, enredados, los corazones de los
jóvenes que sucumbieron a su hechizo

Esa condición diabólica de Lilith le ha
llevado a ser también la Reina de los Vampiros.
No sólo mantiene relaciones sexuales con hombres
a los que después asesina, sino que también
se alimenta de su sangre. Es en esa encarnación
donde Lilith se asimila a diferentes divinidades y monstruos
femeninos presentes en la mitología clásica:
Lamia, Empusa y las lamias, hijas de Hécate,
diosa de la brujería; las harpías y las
estriges, también macabras visitantes nocturnas;
las harpías, ayudantes de las erinias o furias;
las moiras o parcas, las grayas y las gorgonas, siniestras
ancianas habitantes de los infiernos. En todas estas
figuras se repiten las alusiones a muerte de hombres
y niños.

Otras referencias mitológicas afines a Lilith
se pueden encontrar en la Brunilda de los Nibelungos,
o en la diablesa babilonia Lilu. La misma Reina de Saba
de Salomón es un trasunto de Lilith. Etimológicamente
viene del hebreo layil, (noche), y aparece representada
como un demonio nocturno peludo o como una mujer de
cabellos muy largos.

En la Biblia aparece una
fugaz alusión a Lilith. En Isaías 34,14
se explica con todo detalle cómo Dios con su
espada mata a todos los habitantes de Edom, lugar poblado
por enemigos acérrimos de los judíos,
y que allí quedan como dueños y señores
los animales. Buitres, serpientes… y Lilith. "También
allí Lilith descansará y hallará
para sí lugar de reposo". Lilith ha sido
traducido por lechuza o ardilla, evitando toda referencia
a la figura precedente de Eva. En nota al pie se hace
constar: "Los hebreos creyeron que significaba
un ser diabólico, en forma femenina, noctívago,
espantajo de la fantasía popular".

Las variaciones del mito llevan a Lilith a convertirse
en seductora de los propios hijos de Adán y Eva
(abordando a Caín con palabras de consuelo y
reposo tras la muerte de Abel), o a asimilarla con la
propia serpiente del Paraíso dando cuerpo de
serpiente mientras Satán daba cara humana y la
voz que sedujo a Eva (como en los frescos de Miguel
Ángel de la Capilla Sixtina). Un relato de Primo
Levi nos recuerda que Lilith es la amante del mismo
Dios creador, y que vive en el Mar Rojo comandando una
corte de demonios. Y otra tradición afirma que
Samael, luego Satán, el ángel caído,
se convierte en pareja de Lilith, e incluso que juntos
seducen a Eva para que engendre a Caín.

Lilit es una figura legendaria del folclore judío, de origen mesopotámico. Se la considera la primera esposa de Adán, anterior a Eva. Abandonó el Edén por propia iniciativa y se instaló junto al Mar Rojo) , uniéndose allí con Samael
y otros demonios. Más tarde, se convirtió en una demonesa que rapta a
los niños en sus cunas por la noche y se une a los hombres como un súcubo, engendrando hijos (los lilim)
con el semen que los varones derraman indebidamente. Se la representa
con el aspecto de mujer muy hermosa, con el pelo largo y rizado,
generalmente pelirroja, y a veces alada.


Lilit en la mitología mesopotámica

El origen de Lilith parece hallarse en Lilitu y Ardat Lili, dos demonesas mesopotámicas, relacionadas a su vez con el espíritu maligno Lilu. En los nombres de esta familia de demonios aparece la palabra lil,
que significa ‘viento’, ‘aire’ o ‘espíritu’. Los judíos exiliados en
Babilonia llevaron a su tierra de origen la creencia en esta criatura
maligna, cuyo nombre, adaptado a la fonética del hebreo como לילית (Lilith), se puso en relación con la palabra parónima hebrea ליל, lil, ‘noche’.

Lilit en la mitología hebrea

Lilit en la Biblia 

La única mención en la Biblia de dicha criatura aparece en Isaías 34:14:פגשו ציים את־איים ושעיר על־רעהו יקרא אך־שם הרגיעה לילית ומצאה לה מנוח׃. En la Biblia de Jerusalén
el pasaje se traduce como: «Los gatos salvajes se juntarán con hienas y
un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilit y en él
encontrará descanso». En la Vulgata לילית se tradujo por Lamia, equivalencia que se conserva en algunas traducciones modernas, como la de de Nácar-Colunga:
«Y las bestias monteses se encontrarán con los gatos cervales, y el
peludo gritará a su compañero: la lamia también tendrá allí asiento, y
hallará para sí reposo». Otras versiones, en fin, traducen el término
como ‘criatura nocturna’ o ‘lechuza’. Al tratarse de un término que
aparece testimoniado en una sola ocasión (hápax legómenon), no
resulta posible saber con certeza si para el autor del texto לילית era
un nombre propio o común, y en este último caso, si se trataba de una
criatura sobrenatural o de una rapaz nocturna.

La leyenda de Lilit 

El origen de la leyenda que presenta a Lilit como primera mujer de Adán se encuentra en una interpretación rabínica de Génesis 1, 27. Antes de explicar que el Dios Yahvé dio a Adán una esposa llamada Eva, formada a partir de su costilla (Génesis 2:4-25),
el texto dice: «Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de
Dios lo Creó; hombre y mujer los creó». Si bien hoy suele interpretarse
esto como un mismo hecho explicado dos veces, otra interpretación
posible es que Dios creó en primer lugar una mujer a imagen suya,
formada al mismo tiempo que Adán, y sólo más tarde creó de la costilla
de Adán a Eva. La primera mujer a la que alude Gn. 1, 27 sería Lilith,
la cual abandonó a su marido y el jardín del Edén.

La leyenda está vinculada a una tradición mágico-religiosa judía: la
costumbre de poner un amuleto alrededor del cuello de los niños recién
nacidos, con el nombre de tres ángeles que los protegen de Lilit.

El Génesis Rabba, midrás sobre el libro del Génesis,
recopilado en el siglo V en Palestina, señala que Eva no existía
todavía en el sexto día de la Creación. Entonces el Dios Yahvéh había
dispuesto que Adán diese nombre a todas las bestias, aves y otros seres
vivientes. Cuando desfilaron ante él en parejas, macho y hembra, Adán
—que ya era un hombre de veinte años— sintió celos de su amor, y aunque
copuló con cada hembra por turnos, no encontró satisfacción en el acto.
Por ello exclamó: «¡Todas las criaturas tienen la pareja apropiada,
menos yo!», y rogó al Dios que remediara esa injusticia.

Según el Yalqut Reubeni, colección de comentarios
cabalísticos acerca del Pentateuco, recopilada por R. Reuben ben Hoshke
Cohen (muerto en 1673) en Praga:

Yahvéh formó
entonces a Lilit, la primera mujer, del mismo modo que había formado a
Adán, aunque en lugar de polvo puro utilizó excremento y sedimentos. De
la unión de Adán con este demonio-hembra, y con otra parecida llamado Naamá, hermana de Túbal Caín, nacieron Asmodeo
e innumerables demonios que todavía atormentan a la humanidad. Muchas
generaciones después, Lilit y Naamá se presentaron ante el tribunal de
Salomón disfrazadas como rameras de Jerusalén.

Adán y Lilit nunca hallaron armonía juntos, pues cuando él deseaba
tener relaciones sexuales con ella, Lilit se sentía ofendida por la
postura acostada que él le exigía. «¿Por qué he de acostarme debajo de
ti? —preguntaba—: yo también fui hecha con polvo, y por lo tanto soy tu
igual». Como Adán trató de obligarla a obedecer, Lilit, encolerizada,
pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por los aires y lo
abandonó.

Saliendo del Edén fue a dar a las orillas del Mar Rojo (hogar de muchos demonios). Allí se entregó a la lujuria con éstos, dando a luz a los lilim,
seres cubiertos de pelos. Cuando tres ángeles de Dios fueron a
buscarla, ella se negó. El cielo la castigó haciendo que muriesen cien
de sus hijos al día. Desde entonces las tradiciones judías medievales
dicen que ella intenta vengarse matando a los niños menores de ocho
días, incircuncisos.

El novelista italiano de origen judío Primo Levi pone en boca de uno de sus personajes esta visión de Lilit:

A ella le gusta
mucho el semen del hombre, y anda siempre al acecho de a ver dónde ha
podido caer (generalmente en las sábanas). Todo el semen que no acaba
en el único lugar consentido, es decir, dentro de la matriz de la
esposa, es suyo: todo el semen que ha desperdiciado el hombre a lo
largo de su vida, ya sea en sueños, o por vicio o adulterio . Te harás
una idea de lo mucho que recibe: por eso está siempre preñada y no hace
más que parir.

Primo Levi, Lilít y otros relatos, Barcelona. Edicions 62, 1989, p. 24.

Influencia cultural

Lilith es usada en la serie japonesa Neon Genesis Evangelion,
donde ella es el comienzo de la vida tras llevarse a cabo la voluntad
de Dios. Los humanos por naturaleza se rehusan a seguir su destino de
muerte así que capturan a Lilith.

La figura y leyenda de Lilit y sobre todo su rebelión hacia Adán ha llevado a algunas feministas (feminismo radical, feminismo anarquista, etc.) a convertirla en símbolo de la liberación sexual y de la lucha contra el patriarcado.

Por su naturaleza nocturna y demoníaca, algunos han querido ver en
ella a la primera vampiresa, por lo que constituye un icono de la subcultura goth, que exalta su belleza inquietante y siniestra.

El cantante canario Pedro Guerra le dedicó una canción llamada Lilith.

El escritor C.S. Lewis en sus novelas Las Crónicas de Narnia menciona que la malvada reina Jadis del reino de Charn desciende de Lilit. Como se puede ver en el libro El león, la bruja y el ropero, en su capítulo 8:

—A ella le gustaría
que lo creyéramos —respondió él—, y en eso basa su pretensión de ser
reina. Pero no es hija de Eva. Desciende de la primera esposa de
vuestro padre Adán —aquí el señor castor realizó una inclinación de
cabeza—, aquélla a la que llamaban Lilith, y que pertenecía a la raza
de los genios. De ahí es de donde proviene ella por una parte, y por la otra, de los gigantes. No, no, no existe ni una gota de sangre humana en la bruja.

— Por eso es mala de los pies a la cabeza, señor castor —corroboró su esposa.

Bibliografía

  • Graves, Robert y Raphael Patel, Los mitos hebreos [Hebrew Miths: The Book of Genesis, 1964]. Madrid: Alianza Editorial, 2000.
  • Theodor, Julius (1849-1923) y Chanoch (Hanokh) Albeck (1890-1972): Bereschit Rabba: mit kritischem Apparat und Kommentar [1912], dos volúmenes. Berlín: Pöppelmann, 1927.

Fuentes: wikipedia y otras fuentes de internet.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo La DIOSA - La Divinidad Femenina

Una respuesta a “LILITH, la reina de los vampiros?

  1. Hugo

    Las imágenes preciosas y sugerentes, muy bien escogidas. Lilith fue un demonio de origen babilónico que posiblemente incorporaran los judíos durante su estancia forzosa allí. No obstante, la cantidad y precisión de tus datos es dificilmente mejorable, enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s