El fin del Temple: la propia Orden

En 1291 San Juan de Acre, última posesión de la Cristiandad en las
costas de Oriente Medio, cae en manos de los sarracenos (aquellas
tribus islámicas a las que Al-Andalus conocía como moros, y que
surgieron como consecuencia de las expansiones de las tribus nómadas a
las que Mahoma unió con el escudo de la fe y la religión del Islam) en
una batalla en la cual murió el Maestre de la Orden con muchos de sus
caballeros, es el fin de todos los negocios comerciales que mantenía la
Orden con Ultramar.

Vamos a pensar con mentalidad actual; la Orden era un gran banco y
como buen banco sabe que únicamente el movimiento del dinero es capaz
de generar dinero; independientemente de los valores patrimoniales y
bienes raíces ¿cuál era el capital circulante de la Orden en el momento
de la pérdida de Acre? Si supiésemos esa repuesta no se habrían escrito
la cantidad de imbecilidades que se llevan escritas sobre el Tesoro
Templario.

Pero como buen banco, la orden contaba con recursos propios y con
recursos ajenos ¿cuántos de esos recursos ajenos, como ocurre ahora con
los bancos, formaban parte del capital circulante de la Orden? Poder
responder a esa pregunta acallaría todas las especulaciones.

La pérdida de la última ciudad de Ultramar se traduce directamente
en una depreciación de ese circulante, fletes que no van a llegar a su
destino, seguros que hay que pagar por esa misma razón, y mercancías
que se queda en los puertos de origen vendida a precio de saldo.

Para parar esa sangría económica lo mejor que se le ocurre a Jacques
de Molay, último maestro de la Orden, es comprar la isla de Chipre para
tener una cabeza de puente desde donde comenzar una reconquista de los
terrenos perdidos… e ir en busca del Papa para que se predique una
nueva Cruzada: una huída hacia adelante cuando ya había pasado casi dos
siglos desde la primera, y las naciones necesitaban los recursos para
acabar de configurar definitivamente sus fronteras (Francia e
Inglaterra comenzaron al poco tiempo la Guerra de los Cien Años) los
Reinos de España estaban en su propio periodo expansivo .. y el Papa
tenía las arcas vacías. Y las creencias en el Reino y el
poder del Rey comienza a ser superior a la del poder del Papa, y los
hombres siguen a sus Reyes comenzando a volver las espaldas a los
llamamientos que desde Roma se pudiesen haber hecho a una nueva lucha
contra el Islam por unos territorios que ya al vasallo, caballero o
siervo no le significaban nada en absoluto.

Ramón Llull

El Temple se negó a seguir los consejos de Raimon Llull de unirse
con el Hospital, y se quedó como un banco en quiebra, desaparecidos los
ingresos de sus grandes negocios y con uno Papas y un Rey desando
meter mano en su patrimonio para aumentar sus propios recursos.

Cuando en 1307 se detiene a los caballeros de la Orden, el puerto de
La Rochelle se encontraba vacío; no tenemos datos para poder evaluar la
cantidad de naves que en un momento dado formaban esa flota, sí existe
un documento que afirma que el día anterior 16 naos con la cruz paté
pintada en la mayor partieron hacia Escocia… pero no se sabe si esas 16 naves llegaron a algún puerto
escocés.

Es evidente, si el documento no es falso, y no hay indicios de que
así sea, que la Orden sabía lo que se avecinaba, y que era una solución
mejor que declarar una quiebra económica y tener que vender el
patrimonio al mejor postor. Pero hay más datos, según un último estudio
parece ser que los caballeros detenidos en Francia eran todos "muy
novatos" y aquellos que de verdad estaban curtidos y sabían las
interioridades de la Orden no cayeron en manos de Felipe IV.

Es posible que los que de verdad dirigían la Orden prefirieron
pasar a la posteridad como héroes y mártires que como negociantes
arruinados, aunque para ello mandasen al patíbulo a unos cuantos
inocentes. Si Bonifaco hubiese sido un hombre lúcido y no un viejo y
orgulloso teócrata hubiese exigido, como Papa, responsabilidades y
encontrado la quiebra real del sistema financiero de la Orden, y con
ello hubiese dejado a un sin fin de inventores de historietas sin
suculentas ganancias.

Fuente: http://lacomunidad.elpais.com/templarios/posts/2

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EL TEMPLE VIVE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s