Bendición del Camino de las Diosas

Que Héstia te ayude a volver hacia tu centro, hacia
el sagrado hogar, mandala interna de tu verdad y de tu ser. Lugar
silencioso y solitario, acogedor y amoroso. Que Héstia
te conceda el don de ser tu propio hogar, tu refugio y tu consuelo.
Solamente así podrás amparar a tus hermanas. Solamente así podrás tener
una vida que sea digna.

Que Deméter te permita
extender el fuego sagrado para la comunidad que te rodea, que ella te
enseñe la simplicidad del amor gratuito, leve y alegre. Que Deméter
te guíe en la maternidad, te muestre los caminos de la confianza en ti
misma, de la paciencia y de la perseverancia para con los pequeños. Que
Deméter te conceda la bendición de la sabiduría
materna. Que Atenea entonces te traiga la visión más amplia, que te
bendiga con la sabiduría de las artes y de las ciencias.

Que Atenea
te dé el don de la objetividad, de la firmeza y de la cualificación.
Que te enseñe a ser intrépida cuando sea necesario y prudente cuando
sea la hora. Que Atenea te oriente en las asociaciones y en las profesiones ayudándote a prosperar en medio de un mundo masculino.

Que Perséfone
venga entonces para enseñarte que no todo lo que existe está expuesto
bajo el sol y que la racionalidad tiene alcance limitado. Que recibas
el don de la intuición y de la profundidad. Que puedas ser aprendiz de
hechicera al ir rumbo a los misterios que habitan en ti misma.
Que Perséfone te muestre la belleza y el sentido de los sueños, de los antojos y de las visiones, dándote el poder para brotar.

Que Ártemisa, nuestra hermana más antigua, la siempre joven y reluciente Ártemisa,
sea entonces rescatada del fondo del alma femenina. Que ella te muestre
las corrientes que te aprisionan y te dé la fuerza y el coraje para
quebrarlas, para romper los tabúes y desafiar los límites.

Que Ártemisa
te conceda la bendición de respirar los aires frescos del verde nuevo
de la naturaleza, que te haga sentir escalofríos de placer al correr
libre, sintiéndote suelta y completamente bien contigo misma.

Que Hera llegue finalmente con su manto estrellado de reina, pudiendo, ahora sí, donarte el poder que ella guarda. Que con Hera descubras el respeto para contigo misma y lo sepas imponer a los demás. Que Hera te conceda la autoridad y la dignidad de un liderazgo capaz de traer equilibrio y justicia a nuestro mundo y a tu vida en él.

Que, finalmente, madura y libre, sabia e intrépida, profunda y objetiva puedas encontrar a Afrodita, la diosa del amor y de la gracia. Que la belleza de Afrodita irradie armonía y equilibrio en tu vida. Que el amor de Afrodita guíe tu propio amor, en primer lugar para contigo misma. Que la dignidad de Afrodita
te muestre que amor no combina con mutilación y que la gracia es un
soplo divino que abraza el alma de aquella que descubrió que ser es un
arte y la danza su expresión.

Autora: Adriana Tanese Nogueira,filósofa, analista junguiana, máster en Ciencias de la Religión.

Fuente: http://circulosdemujeres.blogspot.com/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo La DIOSA - La Divinidad Femenina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s