Catarismo y Rituales Cátaros

El
catarismo fue una religión cristiana fundamentada en la interpretación
dualista de las Escrituras. La Biblia cátara, el libro
sagrado que los predicadores itinerantes llevaban siempre consigo y que
era la base de sus enseñanzas, era un Nuevo Testamento completo que incluía
los cuatro Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, las Cartas Canónicas
y los libros sapienciales del Antiguo Testamento. Los cátaros
rechazaban el Antiguo Testamento, por considerarlo una crónica de la
creación de este bajo mundo, por el falso Dios, en el cual
veian la expresión del principio del mal.
 

         
La Biblia cátara (traducción occitana de un original del
latín anterior a la Vulgata de San Jerónimo), casi no tenía diferencias
con la Biblia católica. La diferencia principal se encontraba en los primeros versos
del prólogo del Evangelio según San Juan. 
 

Este es el texto de la Vulgata, que todavía hoy es la base
de la Biblia actual:
 

-(Jo 1,3):"Todo ha sido hecho por Él, y nada
de lo que ha sido hecho no ha sido hecho sin Él"
 

-(Jo 1,4):"Tenía en Él la vida, y la vida
era luz …"
 

Mientras que el texto de la "vieja lenguadociana" era el siguiente: 

-(Jo 1,3):"Todo ha sido hecho por Él, y sin
Él nada no ha sido hecho"
 

-(Jo 1,4):"Lo que fue hecho en Él la vida,
y la vida era luz …"
 

          Esto
quiere decir, que los cátaros distinguían dos creaciones: la verdadera,
la de les cosas que "son" realmente, es decir la de Dios
("Todo ha sido hecho por Él"); y la ilusoria,
la de las cosas que no tienen una verdadera existencia, este
mundo visible asimilado a la "nada" ("Es
sin Él que ha sido hecha la nada"
), o "todas
las cosas han sido hechas sin Él"
. El mundo visible, "este
bajo mundo"
, no es la creación divina. Este mundo
visible, en el que nada es estable, en el que todo aquello
que se manifesta está sometido a la corrupción
y a la muerte, este mundo visible víctima del desorden, del
mal, del sufrimiento, de la violencia, este mundo ha tenido que ser
creación de otro principio, del principio malo, del principio maligno,
en una palabra del diablo.
 

          Efectivamente,
el dualismo no se puede resumir en una constatación moral de la acción
del bien y del mal en este mundo, ni en su antagonismo. Si así fuese, todas las
iglesias cristianas que creen en Dios
y en el diablo serían dualistas. El verdadero dualismo supone la
independencia absoluta de una raíz del bien y de una raíz del
mal, relacionadas la una con la otra.
 

"Hay dos mundos: uno es visible y el otro
es invisible. Cada uno tiene su propio dios. El invisible
tiene al Dios bueno, el que salva las almas. El otro, el
visible, tiene al Dios malo, el culpable de las cosas transitorias."
 

           Así pues, los cátaros creían en
dos creaciones que surgen de los dos principios, según la lógica, cuyos
indicios se intuyen ya en el prólogo del "LIBRO DE LOS DOS PRINCIPIOS"
(fragmentario resumen de un tratado escrito por doctores cátaros, que
consta de una introducción y distintos capítulos como la creación,
refutación del llibre albedrío,…):

"Un buen árbol no puede dar malos frutos, ni un
mal árbol puede darlos buenos"
; se intuye la lógica conclusión, que el mundo
visible sometido a la corrupción, a la muerte y a la maldad, no podía ser la creación del
Dios de amor enseñado por Cristo:"Mi realeza no es cosa
de este mundo …"

JERARQUÍA DE LA IGLESIA CÁTARA

La Iglesia de los Buenos Cristianos, asamblea o comunidad
de fieles, que alcanzaba su salvación siguiendo una regla y siguiendo
al pie de la letra los preceptos del Evangelio, tenía una ordenación
interna, relacionada con la propia eclesiologia, y estaba estructurada
con la intención de cumplir eficazmente con su vocación universalista:
difundir la Palabra de Cristo y el Consolamentum (su sacramento salvador del bautismo espiritual). 

         
Esta Iglesia estaba dividida en tres niveles: CREYENTES, CONSOLADOS
y
BUENOS
CRISTIANOS
.


 

   a)
El CREYENTE

es el oyente, él que viene a escuchar la práctica cátara. 

   b)
El grado de CONSOLADO
es más difícil de definir. Hay el "simple consolado", es
decir, el enfermo que ha recibido el sacramento de los moribundos y después
ha sobrevivido, motivo por el cual, podría estar en espera de ser
realmente bautizado. El "simple perfecto o perfecta", es el bautizado durante
los períodos de paz y solamente tenía la potestad de decir
la Plegaria, de bendecir el pan y de dar el consolamentum a los moribundos. 

   c)
El papel realmente sacerdotal, de la predicación solemne y del oficio
del bautismo del espiritu, que se otorgaba al neófito o iniciado
que llevaba mucho tiempo preparándose, y que estaba destinado a
entrar en los órdenes cátaros, parece haber sido reservado
únicamente, a una jerarquía de BUENOS
CRISTIANOS
o PERFECTOS

llamados ANCIANOS,
DIÁCONOS o OBISPOS.
 

         
Claro está, que muy pronto, a partir de la
época de las persecuciones, la diferencia entre simple perfecto,
consolado o miembro de la jerarquía desapareció completamente.
Entonces, el más humilde de los perfectos clandestinos, la más
aislada de las perfectas de los bosques, representaban en sí mismos a toda
la Iglesia, y reunían en ellos todas las funciones pastorales y
sacerdotales de los buenos cristianos, protegidos por un pueblo de creyentes
encasillados por la burocracia inquisitorial. 

         
La Iglesia cátara, fue en realidad la suma
de un determinado número de iglesias autónomas, que en general
mantenían lazos de buena amistad entre ellas. Cuando una comunidad
local llegaba a ser suficientemente numerosa y influyente, ésta
se organizaba como Iglesia, es decir, escogía un obispo gestor,
y se otorgaba un cierto número de diáconos destinados a asegurar
la predicación y la vida religiosa de las agrupaciones de los cristianos
de base: LAS CASAS CÁTARAS. 

         
Las casas cátaras y su funcionamiento interno
no puede ser comparado con un monasterio o con un convento católico
de su época. Ignoraban toda clausura, estaban abiertas al mundo
y a la sociedad y tenían trazos de hostal y de taller. Eran sobretodo
el lugar donde los ritos de la Iglesia se mantenían, y donde todo
creyente sabía que podía ir a escuchar hablar de Dios y volver
a sus raíces, mediante prácticas piadosas. 

         
Hemos explicado, que la jerarquía estaba compuesta
por OBISPOS, que contaban con dos coadjutores o ayudantes: un HIJO
MAYOR
destinado a sucederle algún
día, y un HIJO MENOR
llamado a convertirse en "hijo mayor" (el prestigioso Guilhabert
de Castres
, había sido "hijo mayor" del obispo Gaucelm). 

         
Para hacer honor a la verdad, no hemos de imaginarnos
al obispo cátaro como a los prelados católicos, residiendo
en un palacio episcopal en su ciudad catedralicia. El obispo cátaro
continúa siendo pobre e itinerante como todo Buen Cristiano. Se
le solicita para las ceremonias y las ocasiones solemnes y, sin duda, mantiene
hasta el final la función de gestor "temporal" y "financiero" de
la Iglesia-comunidad. El "socius", compañero de vida y de camino
del obispo, era generalmente un joven diácono formado por él. 

         
Los DIÁCONOS, presidían prédicas
y incluso ritos en la vida de las comunidades locales agrupadas en "casas".
Sens ninguna duda eran ellos los que, iban a celebrar el Service o Aparelhament en cada casa cátara, organizaban las misiones
de predicación y la vida itinerante de los BUENOS HOMBRES, vinculadas
a su trabajo y a la comercialización de su producción artesanal.

RITUALES CÁTAROS

Los
cátaros básicamente se dividían en Perfectos (Buenos
Hombres) y creyentes. Los principios estrictos eran sobretodo para los
primeros, mientras que los segundos, normalmente solamente recibían
"el consolamentum" antes de morir. Este rito suponía -entre otras
cosas-, la admisión al grado de Perfectos.
 

      A continuación,
intentaremos ampliar el significado del rito del CONSOLAMENTUM,
y también otros como el MELHORAMENT,
el SERVICE o APARELHAMENT  y
la ENDURA.

CONSOLAMENTUM  

      Sacramento
de liberación del mal, es el bautismo espiritual de Jesucristo,
y desarrolla un triple papel: evidentemente el bautismo, pero también
la ordenación y la extremaunción.  

   Suponía consagración
y compromiso. El futuro cristiano recibía en primer lugar la Plegaria
dominical, es decir, la facultad de dirigirse a Dios en primera persona,
reconocido como uno de sus hijos, y solicitándole ser salvado del
mal. A continuación su renuncia al mundo maligno, era sacralizada
por la imposición de manos de los Buenos Hombres, que gritando invocaban
sobre él al Espiritu Santo. Una vez bautizado, el postulante ya
era cristiano o Buen cristiano. La Inquisición les llamará
"perfectos" o "perfectas", en el sentido de ser ya un completo hereje (perfectus=
acabado, concluido, completo.).  

   En el momento de realizar esta ceremonia,
profesaban una serie de votos de esencia monástica: en primer lugar,
el de vivir a partir de aquel momento en comunidad (o almenos con un "socius",
un compañero o una compañera), también el de recitar
plegarias rituales durante las hores indicadas, de día y de noche,
y en ocasions concretas, y finalmente el de una doble ascesis, la de los
votos de abstinencia y continencia (vida de castidad absoluta y además
de los períodos de cuaresma y de ayuno ritual de pan y agua, cumplían
una abstinencia total de cualquier alimento de origen animal, -con la excepción
de la carne de pescado-).  

   El perfecto o la perfecta, se comprometían
a no cometer ninguno de los pecados que el Evangelio oponía a la
ley de vida de Cristo, ya que la mínima falta estaba considerada
pecado irreparable. Su máxima era: el más mínimo mal
se convertía en el mal entero. Este era el motivo por el cual los
cristianos bautizados con el Espiritu, concentraban toda su atención
en no poner en peligro el sacramento salvador que les había salvado
del mal.  

   La muerte en estado de perfección,
la muerte "consolado", era en el sentido propio de los cátaros,
el mejor final hacia el que se inclinaba el alma encarnada, con toda su
voluntad de bien.
 


MELHORAMENT

(mejoría, mejoramiento)

      Cuando
un creyente cátaro encontraba a unos perfectos, les saludaba de
una manera muy particular: practicando "el melhorament", acto que le servía
para mejorar, es decir, le hacía progresar en el camino hacia el
bien. Se inclinaba profundamente tres veces delante de ellos, y las dos
primeras veces pedía:  

   "Buen Cristiano (o
Buena Dama), la bendición de Dios y la vuestra".
  

   La tercera vez añadía:  

   "Señor (o Buen
Cristiano o Buena Dama), rogad a Dios para que este pecador que yo soy,
sea guiado hacia un buen final".
  

SERVICE O APARELHAMENT

      Es
la práctica de una clase de penitencia pública y colectiva,
en un acto de arrepentimiento de las faltas -necesariamente muy leves-,
de las que se acusa una comunidad cátara o su propio anciano, delante
de un representante de la jerarquía de la Iglesia.  


ENDURA. (martirio directo)

      Algunos
creyentes cátaros, ante la angustia de ver a su Iglesia bajo la
amenaza de la persecución, y obsesionados por acelerar la liberación
del alma, tendían a asimilar la muerte en manos de un perfecto,
con un bautismo en la Iglesia de Cristo. 

   Esta fue la causa que hizo que se
multiplicaran, a finales del siglo XIII y principios del XIV, las prácticas
que habrían motivado el origen de la leyenda, de este suicidio ritual
mediante una huelga de hambre.


Fuente: http://www.xtec.es/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Espiritualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s