Los Ángeles y la Edad Media

Los Ángeles y la Edad
Media

¿Quiénes son los ángeles?, ¿Cual es la misión de
los ángeles?, ¿Tienen ángeles otras culturas y religiones?, ¿Qué es la
angeología?, ….


Éstas y otras muchas preguntas nos las hemos hecho en más
de una ocasión y tienen respuestas; y éstas son las que vamos a intentar exponer
a continuación, dentro del contexto de la Edad Media.


Si nos atenemos a
la tradición cristiana, los ángeles son entidades espirituales o espíritus,
creados por Dios y según el Génesis los creó antes que a Adán y Eva.


La
palabra ángel o ángeles (el plural) proviene del griego, de la palabra “aggelos”
cuyo significado literal es “mensajero”, por lo que podríamos decir que los
ángeles son los mensajeros de Dios. Tenían y tienen como misión regir las
estrellas, los planetas y la Tierra como planeta que es, con todos sus
continentes, regiones, zonas, rincones y por descontado los seres que la
habitamos.


Los ángeles son comunes a todas las culturas y religiones, con
otros nombres lógicamente, por ejemplo pueden ser llamados dioses, daimones,
devas, etc.. Aunque no en todas las culturas existen de igual modo, en el
cristianismo los ángeles tienen una jerarquía perfectamente diferenciada,
empezando por los ángeles que se encuentran en la base y terminando con los
serafines que están en la parte superior, cerca de Dios. En el mundo de la
Grecia clásica estaban divididos entre grandes dioses y pequeños dioses, estando
los primeros en los cielos y los segundos en la tierra, en los campos, en las
plantas, en los seres, etc..


Los ángeles aparecen principalmente en las
religiones monoteístas pues son necesarios seres que hagan de intermediarios
entre su dios, generalmente distante y sus adeptos y seguidores. No ocurre lo
mismo con las religiones politeístas, pues al disponer éstas de muchos dioses y
diosas no los necesitan como medio de unión.


En la Biblia se ha buscado
la similitud o comparación entre los ángeles y ejércitos y al igual que en
éstos, se establecieron distintos rangos para ordenarlos. En un ejército existen
jefes, oficiales, suboficiales y tropa, pues en la jerarquía angelical ocurre
algo similar.


En el siglo V o VI de nuestra era, un monje sirio que se
había establecido en Palestina produjo unos cuantos libros místicos, entre ellos
uno llamado “De Hierarchia Celesti” en el que escribió sobre detalles de las
cualidades y materias de los ángeles, además de establecer una
jerarquía.


Pero este monje en lugar de identificarse como el autor del
libro, o de los libros, los atribuyó a Dionisio, que fue el primer obispo de
Atenas, vivió en el siglo I y fue convertido al cristianismo directamente por
San Pablo en la ciudad de Areopagita, por lo que fue conocido y santificado,
sufrió persecución y martirio, como San Dionisio Areopagita o San Dionisio el
Areopagita.


Posteriormente fue descubierto el engaño alrededor del año
1.450 y el falso Dionisio pasó a ser conocido y denominado como Pseudo-Dionisio,
pero ello no influyó en la aceptación de lo expuesto en el libro “De Hierarchia
Celesti”, pues hasta el gran Santo Tomás de Aquino, al igual que había hecho el
papa Gregorio Magno, aunque éste con algún ligero cambio, había dado su
aceptación a dicho sistema jerárquico.



Los ángeles están divididos en
jerarquías y éstas a su vez en órdenes o coros y cada una de éstas está formada
por cada una de las especies de ángeles. Existen un total de nueve órdenes o
especies de ángeles que está divididos en tres órdenes jerárquicos y cada uno de
estos órdenes está compuesto por tres especies. Dichas jerarquías
son:


Primera jerarquía

Serafines

Querubines

Tronos



Serafines.-
Esta orden de ángeles es la más elevada entre todas las existentes pues se
encuentran sobre y alrededor del trono de Dios, como dice Isaías en el capítulo
6 de su libro, indicándonos, incluso, que poseen seis alas, las cuales utilizan,
de dos en dos, para cubrirse el rostro, los pies y volar respectivamente, todo
ello sin parar de alabar a Dios, pues es su principal cometido. La palabra
Serafín viene del hebreo “Seraph” que significa “arder”.


Querubines.- Los
Querubines son los primeros ángeles que aparecen en las Sagradas Escrituras, son
los guardianes del cielo, del paraíso, de las estrellas y los dispensadores del
conocimiento, están relacionados con las ruedas de fuego. Ezequiel, en su libro,
en el capítulo 10, nos detalla a unos seres que él mismo identifica como
querubines y nos dice “equipados con unas misteriosas ruedas y produciendo un
ruido ensordecedor acompañan a Dios en su aparición sobre el templo”. Podríamos
decir que son los conductores de Dios, o utilizando un término más propio de la
antigüedad que son los aurigas de Dios. La palabra querubín proviene del hebreo
“querub” que significa “próximo”.


Tronos.- Son el orden más bajo de la
primera jerarquía, al igual que los otros dos órdenes de la misma, tienen como
misión principal contemplar y adorar a Dios, despertaron el gérmen del espíritu
divino en la humanidad y son los portadores de la justicia de Dios hasta la
Tierra. Son los controladores del orden mundial, haciendo que todo ocurra en el
momento y lugar preciso. El Zohar sitúa a los Tronos por encima de los
Serafines.




Segunda jerarquía: 

Dominaciones o Dominios

Virtudes

Poderes o
Potestades




Dominaciones o Dominios.- Son el primer orden de la
segunda jerarquía y son los reguladores de los deberes y obligaciones de todos
los ángeles, pues a través de ellos Dios manifiesta su poder y majestuosidad. Se
dice que son seres melancólicos y están, principalmente, versados en la
creación.


Virtudes.- Son los ángeles que conforman el quinto orden o coro
y tienen tal fuerza que son los utilizados para cumplir con las órdenes de Dios,
por eso son enviados a la Tierra para realizar milagros, siendo los dadores de
valor y de gracia.


Poderes o Potestades.- Son el orden más bajo de la
segunda jerarquía y tienen como misión principal el cuidado del Mundo y
protegerlo del demonio, pues de otra forma, éste lo
destruiría.




Tercera jerarquía

Principalidades o
Principados


Arcángeles

Ángeles



Principalidades o
Principados
.- Es el primer orden de la tercera y última jerarquía y son los
protectores de la religión.


Arcángeles.-Son los responsables de anunciar
los misterios y son los espíritus raciales de los pueblos, cada arcángel está al
frente de una legión de ángeles. El ruso Gurdjieff afirmaba que los arcángeles
eran unos seres distintos a los ángeles. En algunas tradiciones se reconoce la
existencia de solo siete arcángeles, indudablemente son muchos mas, pero los mas
conocidos son Miguel, Gabriel y Rafael, cuyos nombres significan “el que es como
Dios”, “hombre de Dios” y “Dios ha llegado” respectivamente.


Alguna
escuela mágico-cabalista antigua limita el número de arcángeles a cuatro, siendo
éstos Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel.


Miguel es identificado con el
fuego, el invierno, el color azul, el sur, las doce de la noche y es portador en
sus manos de una vara.


Gabriel se identifica con el agua, la primavera,
el color verde, el oeste, las doce del mediodía y lleva en sus manos una
copa.


Rafael tiene como elemento identificador el aire, el otoño, el
color rojo, el atardecer a partir de las 18h, tiene como punto cardinal el este
y lleva en sus manos una espada.


Uriel tiene como elemento la tierra,
como estación anual el verano, su color es el amarillo, el amanecer, el norte y
porta en sus manos un escudo o pentáculo.


Si nos hemos fijado un poco,
los cuatro arcángeles representan los cuatro puntos cardinales, los cuatro
elementos, las cuatro estaciones del año, los cuatro momentos más importante del
día, amanecer, atardecer, noche y día y además ¿a qué nos recuerdan las varas
(bastos), copas, espadas y pentáculos (oros)?.


Con todo lo anterior
confirmamos la concepción del mundo que existía en la Edad
Media.




Ángeles.- Son el orden más bajo o elemental de toda la
jerarquía, son los más abundantes y complementan el conjunto jerárquico. Al ser
el orden más bajo son los que están más cerca de los seres humanos, más cerca
del mundo que conocemos y habitamos. Serían los soldados rasos del hipotético
ejército angelical.


No podemos dejar de hablar de nuestros “ángeles de la
guarda”
o ángeles custodios, nuestros queridos “angelitos de la guarda” que nos
enseñaron de niños y a los que con toda seguridad, todos, absolutamente todos,
siendo pequeños, en alguna ocasión les hemos rezado o pedido algo, después
durante nuestra vida muchos nos hemos olvidado de ellos, hasta que con
posterioridad y según nuestra propia evolución como seres hemos vuelto a ellos,
con más fuerza que nunca.


Se dice que cada ser humano que viene al mundo
tiene asignado un ángel guardián, con independencia de su religión, raza,
posición social, etc., y le acompaña durante toda su vida, hasta la
muerte, estemos donde estemos y vayamos donde vayamos ¿Cuántas veces hemos
sentido la presencia de un alguien, de otro ser?, esa presencia es sin duda
nuestro ángel custodio.


La mayor percepción de nuestros ángeles
guardianes la tenemos de niños y según vamos creciendo y entrando en este mundo,
esta sociedad, más material y racional que intuitiva y espiritual la vamos
perdiendo.



Si quisiéramos resumir de alguna forma las funciones de las
ángeles de la guarda, podemos decir que, con dedicación completa y exclusiva a
la persona que tiene asignada, se encarga de:


–Acompañarla durante toda
su vida, cada día.


–Protegerla de las tentaciones del mal y del
demonio.


–Conseguir sus deseos limpios, justos y de
corazón.


–Consolarla en sus penas y males.

–Guiarle para
comprender a Dios.




Como decíamos de pequeños:

“Ángel de la
Guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”.


También
podríamos hablar de los ángeles “malos”, los también llamados ángeles caídos,
pues se rebelaron contra Dios, su creador y fueron confinados en el infierno,
pero eso sería muy extenso y preferimos hablar solo de los ángeles
“buenos”.



Escritores como Dante, León Tolstoy, Marcel Proust, poetas como
William Blake, John Donne y pintores como Rembrandt han recogido en sus obras a
los ángeles, haciéndoles protagonistas de algunos pasajes, la arquitectura
gótica los ha usado en sus edificios y adornos, incluso filósofos y teósofos
como Rudolph Steiner han escrito sobre ellos.


El tema de los ángeles fue
debatido y estudiado profundamente durante la Edad Media, escribieron y trataron
sobre el tema, de forma destacada, el italiano Pietro Lombardo, escolásticos
como Pedro de Auxerre y Alejandro de Hales y Buenaventura, discípulo de
Alejandro de Hales, que continuó con los trabajos de éste.


Hubo dos
grandes escuelas enfrentadas con un gran y acalorado debate, una de ellas
representada por el franciscano John Duns Scottus y la otra encabezada por Tomás
de Aquino que fue conocido en su tiempo como “doctor angélico” por sus
brillantes discursos sobre los ángeles, también era conocido como el “príncipe
de los escolásticos”.


La obra “De Hierarchia Celesti” de gran influencia
neoplatónica tuvo una gran difusión, importancia e influencia en la escolástica
de la Edad Media.


Algunas citas sobre los ángeles:

San Francisco
de Sales:

Familiarízate sobre los ángeles y contémplales frecuentemente en
espíritu porque, sin ser vistos, están contigo.


San Agustín:
Cada cosa
visible de este mundo ha sido puesta bajo la custodia de un ángel.


San
Bernardo de Clairveaux:

Donde quiera que estés, cualquiera que sea el secreto
receso donde te escondas, piensa en tu ángel guardián.



Si queremos
verdaderamente a nuestro ángel guardián, no podemos dejar de tener una confianza
ilimitada en su poderosa intercesión ante Dios, y una firme fe en su disposición
a ayudarnos.



Muchos santos tenían la costumbre de no emprender acción
alguna sin antes pedir consejo a su ángel guardián.



Como consecuencia
de todos los estudios, escritos, ensayos, etc., que se han realizado sobre los
ángeles, se ha creado o empezado a llamar a esta ciencia o disciplina
Angeología.




Como dijo David G. Walter: “Los Ángeles pueden
cambiar tu vida. Pídeles su ayuda”
.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Espiritualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s