Mitos y Rituales de las Mujeres



D
esde
épocas ancestrales, las mujeres han creado, participado y dirigido
rituales sagrados de iniciación femenina, fertilidad comunal,
sexualidad sagrada, sanación chamánica en los misterios, nacimientos y
entierros. En muchos casos, las mujeres también se desempeñaban como
musas instructoras trasmitiendo los mitos de la creación y relatos de
origen que guiaban la vida de la comunidad a las nuevas generaciones.

Sin
embargo, este caudal mítico ritual femenino está prácticamente ausente
de nuestras vidas cotidianas a raíz de la visión judeocristiana de lo
sagrado que se impuso sobre otras tradiciones más antiguas y donde los
arquetipos masculinos prevalecen en detrimento de los femeninos.

En
los templos que conocemos escasamente las mujeres pueden desempeñarse
como sacerdotisas. Los ritos de iniciación femenina al igual que las
danzas sagradas de éxtasis han desaparecido y el mito del Dios único,
marcadamente masculino, encabeza todos los rituales. Una mitología que
ha alterado nuestros cuerpos y conciencias con el pecado de Eva, la
expulsión del Jardín del Edén y la eliminación de la Gran Diosa
prepatriarcal ( uno de sus nombres era Eva, que significa: la madre de
todos los seres vivientes) como todo mito de origen ha instaurado modos
de ser y actuar que, en este caso, han resultado desvalorizantes y
discriminatorios para las mujeres.

Por eso, queremos evocar
algunos mitos y rituales con la intención de animar al resurgimiento de
una dimensión sagrada femenina que acompañe y potencie los derechos y
dignidad de las mujeres. Al recuperar mitos y rituales conectados a las
ancestrales Diosas – y al crear otros nuevos- estamos haciendo algo más
que feminizar la tradicional imagen de Dios Padre bíblico. De poco nos
serviría una simplificada y subordinada Diosa Madre que siga condenando
a Eva y sosteniendo una conciencia de naturaleza potencialmente caída.

Más
bien se trata de un arquetipo sagrado femenino integral, conectado al
cuerpo , al alma, a la sexualidad, la inteligencia, la creatividad, la
justicia y la compasión de las mujeres. Una Diosa Serpiente que nos
ayude a volver al Jardín del Edén de nuestra conciencia profunda para
liberarnos de la vieja piel y comer sin culpas del fruto de la
sabiduría que Ella nos ofrece en un rito de pasaje a una nueva
percepción de la vida a fin de recrear nuestro mito personal y
colectivo. Es decir, nuestro presente y futuro como iniciadoras en lo
femenino postpatriarcal.

Muchas se preguntarán: " ¿ y qué
hacemos con Adán?". El fruto iniciático también está disponible para
ellos, siempre y cuando después de probarlo no vuelvan a acusar a Eva
proyectando sus sombras sobre las mujeres y se hagan responsables de
sus propios procesos internos de transformación, bajo los símbolos del
Dios Serpiente ( del tipo de Quetzalcoatl, Shiva u Ofión) que muere y
resucita con los ciclos rituales de la Gran Diosa, su ancestral hermana
gemela.

A medida que recuperamos nuestro cuerpo y nuestros
derechos, las mujeres necesitamos recuperar nuestras almas y con ella
el poder espiritual que potencie nuestras vidas. Los mitos y rituales son medios adecuados para crear y recrear esta indispensable espiritualidad femenina.

Introducción a "La Agenda de las Mujeres" (2002)

Fuente: http://nosotrasjuntas.blogspot.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo La DIOSA - La Divinidad Femenina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s