LA TAU ¿el Martillo de THOR?

¿LA TAU, EL MARTILLO DE
THOR?

En
algunos círculos se asocia la Tau (T) con el Martillo de Thor (┴), cuyo nombre
viene del nórdico "Tor" (Þor, pronunciado en español de España "Zor"). También
es llamado Tiwur y Darmer, según la zona. o Þunor en inglés antiguo.

Thor es el dios del trueno y de la Guerra. Es hijo de Odín y Frigga.
Tiene el pelo rizado, rojizo y barba. Su mujer es Sif, y tuvo un hijo, Magni,
con la giganta Jarnaxa; aunque es posible que ambas mujeres sean la misma.
Mientras que Odin es el astuto dios de los poderosos y los aristócratas, Thor el
dios patrón de la gente simple y trabajadora, en particular de los
guerreros.

De
las cosmovisiones germánicas y escandinavas, este Dios vikingo del Trueno viaja
en el cielo en un carro tirado por dos machos cabríos voladores, Tanngrísnir y
Tanngnjóstr. Estos monstruos son tan grandes que arrasan la tierra a su paso.
Maravillosamente, pueden ser asados y comidos por Thor y luego vueltos a la vida
en caso de necesidad.

La
más famosa de las posesiones de Thor es su martillo mágico, Mjolnir, que al ser
lanzado a un blanco, retorna mágicamente a su poseedor. Para alzar un arma tan
formidable, incluso una deidad como Thor requiere usar guanteletes de hierro y
un cinturón que dobla su fuerza, conocido como Megingjord. El golpe de este
martillo provoca los truenos; palabra que, aparentemente, desciende del nombre
de Thor.

El
día jueves entre los nórdicos era llamado el día de Thor; lo que inspiró el
nombre del día jueves en inglés (Thursday), neerlandés (Donderdag), alemán
(Donnerstag), sueco (torsdag), danés y noruego.

El
arquetipo de Thor como dios del Trueno lo acerca a otros dioses de todo el
mundo, como Indra, Perkunas, Perun, Zeus y Xolotl.

Portando su
Martillo como amuleto, capacita al que lo porta para destruir obstáculos y
barreras que se interpongan en el camino hacia la felicidad. Si surgen problemas
con gente o situaciones a las que no se sabe como enfrentarse o bien no se
encuentra una salida a los problemas, el martillo actuará abriendo brechas por
donde entrará un resquicio de esperanza, al mismo tiempo que aumentará la fuerza
y poder de uno mismo para enfrentarse a cualquier
situación.

LA TAU Y S. FRANCESCO DI
ASSISI (Italia)


La Tau «T»
es la última letra del alfabeto hebreo. Decimonona letra del alfabeto griego,
que corresponde a la que en el nuestro se llama «te». Pero es también una señal
o signo, todo un símbolo.

En su simple grafía, se confunde con la cruz. La tau es signo de salvación. En
la carta de Bernabé, del siglo II, se lee: "la cruz en la letra tau significa la
gracia".

Desde
hace algunos decenios, se ha revalorizado el uso de la Tau en la
familia franciscana; se la ve frecuentemente en libros, revistas, cuadros, etc.,
y la llevan sobre sí, como signo distintivo, muchos hermanos y hermanas tanto de
la Primera como de la Tercera Orden, sea ésta religiosa o seglar.

San Francisco profesaba una profunda devoción al
signo
Tau, del que habla expresamente el profeta Ezequiel
(9,3-6) y al que se refiere implícitamente el Apocalipsis (7,2-4). Con ella
firmaba cartas y marcaba paredes, y sanaba heridas y enfermedades. En el ánimo
de Francisco pudieron influir el discurso con que Inocencio III abrió el
Concilio IV de Letrán, la cruz en forma de
tau que
llevaban los monjes antonianos sobre el escapulario, la liturgia y el arte
sagrado, etc. Para el Santo, la
Tau, como la
cruz cristiana, era signo de conversión y de penitencia, de elección y de
protección por parte de Dios, de redención y de salvación en
Cristo.

El signo «taw» – «tau» en la
Biblia

En medio del nombre de fray León, entre
la «e» y la «o» se encuentra el trazo vertical de la letra tau, cuyas líneas
transversales son más cortas y finas.

El signo tau, poco conocido en la
actualidad, es de origen bíblico. En Ezequiel 9,3-4 Yahvéh le dice «al hombre
vestido de lino que tenía la cartera de escriba en la cintura» que marque con
una taw la frente
de los hombres que gimen y lloran por todas las prácticas abominables que se
cometen en Jerusalén. En hebreo antiguo la taw tenía forma de cruz, a
la manera de nuestra «T» mayúscula. Era la última letra del alfabeto hebreo, y
quienes no sabían escribir la usaban como firma (cf. Job 31,35). También era una
señal protectora, como la «señal de Caín» (cf. Gén 4,15) y la sangre con que los
israelitas untaron las jambas de sus puertas la noche de la liberación de Egipto
(Ex 12,7).

El sentido vétero-testamentario de la
letra hebrea taw
pasó en el Nuevo Testamento a la letra griega tau. San Juan tiene una
visión en la que escucha el mandato dado a los cuatro ángeles: «No causéis daño
ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la
frente de los siervos de nuestro Dios». Los marcados con el sello fueron
144.000, de todas las tribus de Israel (Ap 7,2-8). Sólo podían dañar «a los
hombres que no llevaran en la frente el sello de Dios» (Ap 9,4). Aquí no se cita
expresamente la tau
ni la cruz, pero se las da por supuestas. En todo caso, siempre se
entendió este pasaje relacionado con el de Ez 9. Los Padres de la Iglesia vieron
en el signo tau
con que fueron marcados los salvados una imagen de la cruz,
signo de salvación.
En esta línea de la tradición, san Buenaventura interpreta a la luz
de Ez 9,4 y de Ap 7,2 la predilección de Francisco por la tau. Echando una mirada
retrospectiva a la vida de Francisco, considera que su misión fue la de «llamar
a los hombres al llanto y luto, a raparse y ceñirse de saco y a grabar en la
frente de los que gimen y se duelen el signo tau, como expresión de la
cruz de la penitencia y del hábito conformado a la misma cruz» (LM Pról 2b; cf.
LM 4,9; Milagros 10,6-7).

La "Tau" en tiempos de San
Francisco

La devoción de Francisco por la tau
no era ninguna originalidad. Parece ser que la cruz de los romanos tenía esa
forma y así la representaron, a veces, los primeros cristianos en las
catacumbas. En tiempos del santo, al menos desde 1191, la usaban profusamente,
como signo de pertenencia a la orden y de su vocación caritativa, los Crucíferos
o antonianos de San Antonio Abad, que en Asís regentaban el hospital de San
Salvador de las Paredes. Los Valdenses, fundados por Pedro de Valdo,
contemporáneo de San Francisco, llegaron a declarar como dogma de fe que la cruz
de Cristo tenía forma de T. La "Cruzada de los niños" de 1212 la tomó por
distintivo. En Jerusalén, una orden caballeresca que tomó parte en la Segunda
Cruzada era conocida como Orden de la Tau y sus miembros llevaban ese signo en
el cuello de la capa. Por tanto, lo que hizo el santo de Asís fue asimilar un
signo ya existente, que encajaba bien con su espiritualidad e ideales, basados
en la contemplación e imitación de Cristo pobre y
crucificado.

Algunas "reliquias" o
testimonios

En la Basílica de San Francisco, en Asís, entre las
reliquias del Santo, se muestra un autógrafo suyo con la bendición que le dedicó
a su compañero fray León y el dibujo de la tau. En el eremitorio de La Verna hay
un bastón usado por él, con la punta en forma de T. En Fontecolombo, en la
capillita de la Magdalena, se descubrió no hace mucho una tau roja pintada en la
pared, que algunos atribuyen al santo. También se cuenta que, después de su
muerte, curó la pierna de un hombre, tocándola con una varita en forma de T,
cuya señal quedó luego impresa en la parte curada. La Tau, por último, es el
emblema del Sacro Convento de Asís, donde se encuentran representaciones de la
misma de todos los siglos. Las más destacadas son las que pintaron Cimabúe,
Giotto y Lorenzetti en la Basílica Inferior de San Francisco, entre los siglos
XIII y XIV.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Leyendas y Misterios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s