Simbología: Dragones y Serpientes

DRAGONES ~ SERPIENTES ALADAS
Por Ellie Crystal


Los Dragones, las Serpientes y las Perlas son símbolos para el ADN humano. El
Fuego representa la chispa de luz del alma emanando desde la flama de la
creación.



Los dragones son seres alados retratados en las mitologías antiguas de la
mayoría de las culturas. Se relacionan con los dioses alados de los cielos que
vinieron a
la Tierra para crear
la raza humana y son una simbología muy importante en el diseño creacional de
nuestra realidad.

Mucho del folklore del dragón nos dice que los dragones eran bestias
repugnantes y malévolos enemigos de la humanidad. Pero los dragones nacieron en
un tiempo distinto al del hombre; un tiempo de caos; un tiempo de creación
fuera de la destrucción. El dragón es una figura simbólica fabulosa y universal
encontrada en la mayoría de las culturas a través del mundo.

Algunos ejemplos de la simbología del dragón son:

– Gnósticos: "El camino a través de todas las cosas".

– Alquimia: "Un dragón alado – los elementos volátiles; sin alas – los
elementos arreglados".

– China: "El espíritu del camino" trayendo cambio eterno.

– Guardián de la "Perla Flameante" símbolo de la perfección
espiritual y poderoso amuleto de suerte.



Los primeros chinos creían en cuatros animales mágicos, espirituales y
benevolentes; el Dragón, el Fénix,
la Tortuga
y el Unicornio. El dragón era el más reverenciado de todos. En sus garras tiene
una enorme perla mágica, la cual tiene el poder de multiplicar todo lo que
toque. Los antiguos creían que la "perla" simbolizaba el tesoro más
preciado,
la Sabiduría.

Muchas leyendas dicen que
habían fabulosos animales generalmente representados como una monstruosa
serpiente o saurio alado y escamado con una cabeza con cresta y garras enormes.
También, un monstruo representado generalmente como un reptil gigante exhalando
fuego y con garras de león, la cola de una serpiente, alas y piel con escamas.

Las varias figuras ahora llamadas dragones muy probablemente no tienen un solo
origen, sino que espontáneamente lo llegaron a ser en varias culturas
diferentes alrededor del mundo, basadas indirectamente en la apariencia de una
serpiente y restos posiblemente fosilizados de dinosaurios. La mitología acerca
de los dragones aparece en las tradiciones de virtualmente todas las personas
desde inicios del tiempo – aunque los dragones aparecieron en varias formas.

Entre sus primeras formas, los dragones fueron asociados con la Gran Madre, el dios del agua y el dios guerrero del sol. Estas
capacidades tenían el poder de ser tanto benevolentes como destructivos y eran
criaturas todo-poderosas en el universo. A causa de estas cualidades, los
dragones asumieron los papeles tomados por Osiris y Set en la mitología
egipcia.

Para el tiempo del inicio del período egipcio se había desarrollado un
considerable culto de adoración al dragón – y a la serpiente. Este culto
gradualmente se esparció a Babilonia, India, el Oriente, las Islas Pacíficas y
finalmente al continente norte americano, ya que más y más culturas comenzaron
a reconocer y a apreciar los poderes especiales y la inteligencia de los
dragones. El culto alcanzó su cúspide durante los días del Imperio Romano y
desapareció con la llegada del cristianismo.

La forma del dragón surgió de su poder particular de controlar las aguas de la
tierra y dio origen a muchos de los atributos distinguidos por diferentes
personas cuando se desarrolló todo el mito.
Se creía que vivían en el fondo del mar, en donde cuidaban vastos tesoros de
joyas, muy frecuentemente de perlas.



Se creía que las nubes de lluvia, los truenos y los relámpagos eran la
respiración del dragón, de ahí el monstruo que exhalaba fuego.
El significado del dragón era su control sobre el destino de la humanidad.

Cuando el mito se desarrolló en el mundo occidental, los dragones representaron
el caos de la materia original con el resultado que con el despertar de la
conciencia del hombre surgió una lucha, y la orden creada constantemente
desafiaba el poder del dragón. Este tipo de dragón era considerado por muchos
que era una etapa intermedia entre un demonio y el Diablo y como tal llegó a la
creencia cristiana.
Sin embargo, en el mundo oriental el dragón adoptó un significado bastante
diferente. Él era esencialmente benevolente, hijo del cielo y controlaba los
elementos de agua del universo.

Los dragones han sido una parte integral de la cultura de los chinos, de los
coreanos y de los japoneses desde el inicio de la historia grabada. En China,
son usados para marcar las escaleras sobre las cuales solamente el Emperador
podía ser llevado. En Japón, son usados en los templos budistas tanto de
decoración y como cabezas de fuentes para la purificación antes de la
adoración. En muchos casos el dragón es combinado con el fénix para simbolizar
la larga vida y la prosperidad. También es combinado con el tigre para
representar el cielo y la tierra o el inyo (Yin y Yang).

El dragón macho tiene un palo de guerra en su cola mientras que el dragón
hembra tiene un sensú o abanico en su cola. Uno de los problemas yace en que no
siempre pueden ver la cola o distinguir la diferencia entre el abanico o el
palo de guerra.

El dragón Chino es una figura central tanto del bien como del mal en sus
fábulas y leyendas. De acuerdo a los chinos el dragón se originó en su reino
medio y siempre ha tenido cinco dedos. El dragón por naturaleza es una criatura
sociable que ronda la tierra.

Sin embargo, entre más se aleja de China, pierde más dedos. De ahí, cuando
llegó a Corea solamente tenía cuatro dedos y para cuando llegó a Japón
solamente tenía tres. Esto también explica por qué nunca llegó a Europa o a
América así, porque para cuando llegó hasta allá había perdido todos sus dedos
y no podía caminar.

La narración japonesa del dragón es muy similar a la de los chinos. Los
japoneses también creían que el dragón tuvo su origen en su país. De nuevo
ellos saben que el dragón tiene una tendencia a viajar y que entre más lejos
viaje, más dedos le crecen. Para cuando llegó a Corea tenía cuatro y para
cuando llegó a China tenía cinco. De nuevo esta es la razón por la que no llegó
más allá de China. Le siguieron creciendo dedos y no podría caminar más.



Los coreanos cuentan una historia similar del dragón. Ellos por supuesto saben
que el dragón comenzó con ellos. Probablemente como saben que el karate comenzó
en Corea. El dragón coreano siempre ha tenido cuatro dedos. Cuando el dragón
viaja al este o al norte, pierde dedos. Cuando viaja al sur o al oeste gana
dedos. Esto explica por qué el dragón japonés tiene tres dedos y el dragón
chino tiene cuatro. También explica por qué el dragón nunca llegó a Europa o a
América. Ya que si viajaba al oeste hacia Europa, le crecerían muchos dedos que
ya no podría caminar. Y si viajaba al este hacia América, perdería todos sus
dedos y ya no podría caminar.

El tipo de dragón occidental ha sido descrito variadamente, y los dragones
individuales tenían sus propias formas únicas. Parecían ser creados de las
partes de varias criaturas, con el resultado que en general, eran descritos
como que tenían alas y garras de águila, extremidades y cabeza de león, escamas
de pez, cuernos de antílope y una forma de serpiente del tronco y la cola, lo
cual ocasionalmente se extendía hasta la cabeza.



En partes de África en donde el dragón también es considerado como un poder
maligno, se creía que el monstruo era el resultado de una unión no natural de
un águila y de una loba.

Los poderes destructivos del dragón se derivaban de su exhalación ardiente, la
cual puede devastar países enteros. Los ojos del dragón también tienen esta
cualidad roja ardiente, que a veces se creía que reflejaba los tesoros que
cuidaban.

Las tradiciones posteriores creían que los avaros asumirían la forma de
dragones regodeándose constantemente con sus tesoros.

El dragón no teme a nada excepto al elefante con quien se ocupará en batalla,
entrelazándose alrededor del elefante e inflingiéndole golpes fatales. Sin
embargo, cuando el elefante finalmente colapse, su caída lleva al dragón a la
muerte.

El dragón supuestamente es enemigo del sol y de la luna, tanto en la mitología
oriental como en la occidental, y se cree que es responsable de los eclipses.
Estos ocurren cuando el dragón está intentando tragar cualquiera de los cuerpos
celestes; lo cual narra la apariencia del dragón en la astronomía primitiva.

En las tradiciones armenias, dios del fuego y del relámpago tenía poderes de
guardar el control de los cielos del dragón, como lo podían hacer los rayos en
el mito macedonio. Se pensaba que un hombre muerto se convertía en dragón,
mientras que se creía que los dragones eran los guardianes de los tesoros en
cámaras enterradas.

Como el dragón era un enemigo natural del hombre, su muerte se convirtió en el
objetivo primordial, consecuentemente hay innumerables batallas entre los
dioses y los dragones, santos y dragones y en el mundo medieval, caballeros y
dragones.

En las leyendas griegas, el dragón peleó en el lado de los titanes y atacó a
Atenas, quien lo lanzó a los cielos, en donde se convirtió en una constelación
alrededor de la Estrella del Polo.

Hércules se encontró y mató al dragón Ladon mientras cumplía su onceava tarea.

En la literatura escandinava, Beowulf fue derrotado por un dragón.




** Derechos Reservados Crystalinks 1995-2007.  Traducido y publicado
con la autorización de Ellie Crystal. Puede compartirse siempre y cuando la
nota completa del copyright sea desplegada, se den los créditos apropiados y no
haya cobro por el mensaje.

** Traducción: Xitlalli Contreras 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Simbología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s